Título: Las campañas de Napoleón. Un emperador en el campo de batalla (1796 – 1815)

Autor: David Chandler

Editorial: Esfera de los Libros, 2005


En julio de 1793, en las colinas aledañas al puerto francés de Tolón, un joven comandante de artillería corso de tan sólo 23 años logró expulsar a la flota combinada anglo-española y hacerse con la ciudad tras sitiarla. Las acciones de Napoleón Bonaparte no pasaron desapercibidas y pronto adquirió gran popularidad. La caída de Robespierre tras la Reacción Termidoniana al año siguiente y la implantación del Directorio dieron el impulso decisivo a la carrera de Napoleón, quien fue designado comandante en jefe y recibió el encargo de liderar el ejército francés en Italia. Nunca antes un militar de origen noble pero humilde había escalado tan deprisa el escalafón militar. Las victorias en el frente italiano continuaron aumentando el prestigio de Napoleón, a pesar incluso del descalabro en la campaña de Oriente, hasta que finalmente, en el golpe de Estado del 18 de brumario, se hizo con el poder.

La vida de Napoleón ha sido profusamente estudiada. Poco más puede aportar el mundo editorial a este respecto. También son muy numerosos los trabajos sobre el contexto revolucionario en el que se instaló el Imperio napoleónico. Los once años que van desde el Consulado hasta la derrota de Waterloo han sido objeto de miles de libros, películas, documentales, tesis, etc. La figura de Napoleón es única y comparable, para bien o para mal, con Alejandro Magno o César, con quienes comparte la gloria gracias a las hazañas de sus ejércitos.

Napoleón fue un excelente estratega. Gracias a su genio logró vencer al resto de potencias europeas. Tampoco fue mal gobernante. Los códigos civil y mercantil que promulgó influyeron en los que años más tarde adoptarían el resto de países. Pero si por algo será recordado Napoleón es por sus aplastantes victorias y por las repercusiones de sus derrotas. Marengo, Ulm, Austerlizt, Jena, Eylau, Wagram o Borodino son el legado que el corso ha dejado al mundo. Todas estas batallas están recogidas en el libro de David Chandler, Las campañas de Napoleón. Un emperador en el campo de batalla (1796 – 1815)*.

Chandler se ocupa casi en exclusiva de las campañas en las que participó personalmente el emperador. Es una lástima que sólo sean tratadas transversalmente las campañas marítimas y la Guerra de Independencia española, o que no profundice en los aspectos políticos y sociales del Imperio salvo en aquellos puntos que afectan al desarrollo de las batallas. Estamos ante un libro de claro contenido militar. Una joya para los amantes de la historia bélica. Chandler describe con todo lujo de detalles tanto la gran estrategia napoleónica como los entresijos tácticos de las batallas más importantes. Si hasta ahora conocíamos todo lo referente a la vida y logros políticos de Napoleón, con esta obra tendremos acceso a su mentalidad militar.

David Chandler (1934-2004), experto en historia militar de finales del siglo XVIII y de principios del XIX, es una autoridad sobre los tiempos de Napoleón y de Marlborough. Fue miembro del ejército británico, en el que alcanzó el rango de capitán, y profesor de la prestigiosa academia militar de Sandhurst. Entre sus obras se encuentran: A dictionary of the napoleonic wars; Waterloo, the hundred days; Austerlitz, 1805 y Napoleon’s marshals.

*Publicado por Editorial Esfera de los Libros, 2005.

Deja un comentario