Título: Los orígenes del totalitarismo

Autor: Hannah Arendt

Editorial: Alianza Editorial, 2002


El siglo XX ha estado marcado por la lucha entre los totalitarismos y las democracias. En la primera parte del siglo el nacionalsocialismo alemán puso contra las cuerdas a las incipientes democracias europeas que se acababan de recuperar de la Gran Guerra y afrontaban una dura crisis económica. Por su parte, el Imperio Soviético empezaba a salir del aislamiento internacional al que fue sometido tras la Revolución de 1917 y su despegue definitivo llegó tras los planes quinquenales de Stalin y su expansión territorial y de su área de influencia después de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. A partir de 1945, y durante cuarenta años, el mundo se polarizó entre las órbitas estadounidense y soviética.

Tanto el régimen comunista como el nazismo configuraron Estados totalitarios. Los manuales de teoría política discrepan en los matices pero coinciden en la esencia de su definición. En el manual de Rafael del Águila, Carlos Taibo establece cuatro rasgos para identificar un régimen totalitario: concentración de poder en un partido o una élite; desaparición de todo tipo de pluralismo; supervisión absoluta del Partido o Estado y formalización de una ideología que suscita una obediencia sin fisuras. Más allá de disquisiciones teóricas sobre su alcance, cabe plantearse otra serie de preguntas ¿Cómo surgen estos Estados? ¿Cómo pueden alcanzar tal grado de aceptación en la sociedad? ¿Qué medios utilizan para hacerse con el poder? ¿Cómo inciden en la población y en el comportamiento de la sociedad? ¿Cuáles son sus características comunes?

Hannah Arendt trata de dar respuestas a estas preguntas en su obra Los orígenes del totalitarismo*, compuesta por tres volúmenes. El primero está dedicado al antisemitismo o, más en concreto, a su ascenso y expansión a lo largo del siglo XIX y su culminación como agente catalizador del movimiento nazi. El segundo trata sobre el surgimiento del imperialismo en las potencias europeas a finales del siglo XIX que desencadenará la Segunda Guerra Mundial. El tercero se ocupa de lleno en los fenómenos totalitarios y cómo desembocan en sociedades policiales y concentracionarias basadas en el terror, la propaganda y la movilización. La obra de Hannah Arendt, ya un clásico, es uno de los mejores estudios llevados a cabo sobre esta materia, en el que combina los aspectos puramente históricos con el uso de la ciencia política para explicarnos los orígenes del totalitarismo.

Hannah Arendt (1906-1975) de ascendencia judía, estudió en las universidades de Marburgo, Friburgo y Heidelberg. En esta última obtuvo el doctorado en filosofía bajo la dirección de Karl Jaspers. Con la subida de Hitler al poder se exilió en París, de donde también tuvo que huir en 1940 para establecerse en Nueva York. En 1951 se nacionalizó estadounidense. Entre sus obras destacan: La condición humana (1958), Eichmann en Jerusalén (1963), Hombres en tiempos sombríos (1968), Sobre la violencia (1970) y La crisis de la república (1972).

*Publicado por Alianza Editorial, 2002.

Deja un comentario