Título: Pensar con la historia

Autor: Carl E. Schorske

Editorial: Taurus, 2001


Pocas veces se han reunido en tan corto espacio de tiempo mentes tan brillantes como en la Viena de finales del siglo XIX. Mahler, Klimt, Freud, Kraus, los componentes del movimiento la Secesión… confluyen (ellos y sus ideas) en las convulsas calles de la capital del Imperio Astro-Húngaro. Rara vez una ciudad ha reflejado con tanta claridad el espíritu de toda una época. El ascenso y caída del liberalismo y del capitalismo, la consolidación del socialismo, el tránsito del arte clásico a las nuevas corrientes pictóricas, la difusión del pensamiento de Nietzche y de Schopenhauer o la propagación del antisemitismo, todo sucede (o tiene su origen) en aquella Viena, símbolo de la revolución conceptual que había sufrido la civilización europea.

Durante aquellos años asistimos a la transformación radical del pensamiento occidental. El racionalismo de la Ilustración, tambaleante tras la crítica kantiana, va a dar paso a una nueva forma de pensar. Aparecen nuevos filósofos, artistas, políticos, escritores que rompen con la tradición y buscan nuevos horizontes. Mientras que hoy la modernidad (o posmodernidad) se considera ahistórica, alejándose lo más posible y rompiendo con la historia, los pensadores del siglo XIX se refugiaron en las ideas del pasado para explicar los cambios que modificaban su mundo.

Pensar con la historia” no es lo mismo que pensar sobre la historia como método general de construcción de significados. Es decir, lo que hacen los filósofos o los teóricos. Pensar con la historia supone la utilización de material del pasado, así como el empleo de las configuraciones en las que lo organizamos y comprendemos para orientarnos en el presente en que vivimos”. Con esta reflexión inicia Carl E. Schorske su obra Pensar con la historia* en la que, a través de una sucesión de ensayos, aborda la relación entre la historia, la cultura y la construcción de significados en la segunda mitad del siglo XIX. Schorske nos muestra, utilizando de trasfondo la ciudad de Viena y las diferentes artes, cómo el historicismo imperante entre los intelectuales de aquel siglo fue el eje de gran parte de sus postulados: Nietzche retrocederá a la Grecia previa a Platón y Sócrates para apoyar sus teorías, mientras que Freud se remontará al Egipto faraónico para encontrar imágenes que sustenten su psicoanálisis.

Carl E. Schorske (Nueva York, 1915) es profesor emérito de historia en la Universidad de Princeton. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en el Office of Strategic Services, precursora de la CIA. Posteriormente fue profesor de las universidades de Wesleyan, Berkeley y Princeton. Es autor de varias obras entre las que destacan: Viena. Fin de Siglo y German Social Democracy, 1905-1917: The Development of the Great Schism.

*Publicado por Editorial Taurus, 2001.

Deja un comentario