Título: Sobre la felicidad y Sobre la brevedad de la vida

Autor: Séneca

Editorial: Edaf, 2008


Los libros de autoayuda copan hoy gran parte de nuestras librerías. Sirva como ejemplo que, entre los más vendidos por una conocida tienda especializada en la categoría de no ficción, se encuentran títulos como “El arte de no amargarse la vida”, “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” o “Destroza este diario”. El contenido de estos pseudo-manuales es una amalgama de consejos manidos, máximas tergiversadas y afirmaciones vacías de significado que sólo buscan aprovecharse de la necesidad de sus lectores. Olvidémonos de hallar en ellos grandes cuestiones éticas o principios morales pues son tributo al relativismo imperante en nuestra sociedad, que nos condena a chapotear en la superficie de la ahora denostada virtud. Las grandes construcciones éticas han sido sustituidas por lo políticamente correcto y por una “moralidad” mediocre y simplona. Los clásicos sólo se utilizan para obtener citas que queden bien en las redes sociales, como si pudiese condensarse todo el pensamiento de los grandes filósofos en una sola frase.

Entre estos filósofos destaca un cordobés nacido hace dos mil años. Séneca, aunque gran parte de la sociedad española no lo sepa, fue uno de los grandes pensadores del Imperio Romano. Vivió una época turbulenta y majestuosa, tras la consolidación del Imperio bajo Augusto y sus sucesores, y llegó a ser tutor de Nerón. Participó activamente en la vida política y fue un destacado senador (aunque en aquel momento el Senado no fuera ya el timonel de Roma como en los tiempos de la República).

A alguno le resultara paradójico que quien fuera tutor de Nerón y figura clave de su reinado (en realidad del comienzo de él, pues más tarde se distanció del déspota que ordenaría su muerte) pueda aportar algo a nuestra moral. No obstante, sus obras- y entre ellas, de modo destacado- Sobre la felicidad y Sobre la brevedad de la vida* siguen siendo piezas clave para comprender el pensamiento romano y los principios de la escuela estoica, así como un referente ético cuyo seguimiento es muy recomendable.

Sobre la felicidad (en latín De vita beata) aborda dos cuestiones centrales de la filosofía estoica: ¿cómo vivir? y ¿cuál es el summum bonum que proporciona la felicidad? Ambas respuestas se entrelazan al entender Séneca que la felicidad reside en “vivir conforme a la naturaleza” y que los únicos bienes que la determinan son los bienes morales, del mismo modo que los únicos males propiamente dichos no son los externos sino los morales. Los principios de la vida estoica  requieren de los hombres que no sean esclavos sino dueños de los placeres y opten por una actitud sabia, guiada por la virtud individual. Por su parte, Sobre la brevedad de la vida* (en latín De brevitate vitae) es una oda al saber vivir.

Séneca nació en Córdoba probablemente el año I a.C. Tras iniciar su vida política en Roma, después de pasar un período de su vida en Egipto y otro período de exilio en Córcega, volvió a Roma (año 49 d.C) para seguir el cursus honorum habitual que ya había comenzado en su juventud. Fue preceptor de Nerón, tras cuya llegada al poder tomó inicialmente parte activa -y decisiva- en la política imperial, ejerciendo el consulado en el año 56 d.C. Alejado de Nerón desde el año 62 murió, por exigencias del emperador -que lo acusaba de haber participado en la conjura de Pisón- en el año 65 d.C. Además de las dos obras antes citadas, escribió –entre otras- De tranquillitate animi, De constantia sapientis, De beneficiis, De otio, De Providentia y las Epístolas Morales a Lucilio.

*Publicado por Editorial Edaf, 2008.

Deja un comentario